martes, 28 de octubre de 2014

El Baby-Led Weaning en el cambio de paradigma de la crianza

Estamos en un momento de cambio de paradigma de la crianza... O al menos eso creemos muchas personas que nos relacionamos en las redes sociales y en la blogosfera, porque a veces salimos de nuestro pequeño mundo y nos damos de frente con la cruda realidad... Pero volviendo al optimismo, prosigo con un cambio de paradigma encaminado a reconocer y aceptar la crianza con apego, una tendencia que, con el respaldo de la neurobiología y otras ciencias, reconoce que las necesidades de los niños desde el inicio de la vida son reales y no caprichos que hay que negar para evitar que se conviertan en malcriados.

Cada día más madres amamantan durante más tiempo en el convencimiento de que hacen lo mejor para su bebé, le dan masajes, le llevan pegadito, le acompañan en sus noches... y a veces el sueño se rompe al llegar a la alimentación complementaria. El bebé rechaza los purés y aunque la madre le siga dando el pecho con alegría, no deja de preocuparse sobre si estará comiendo suficiente, estará bien alimentado, si lo está haciendo bien o mal y si debe obligarle o no.

La frontera de los seis meses
Los bebés no se despiertan el día que cumplen seis meses habiendo olvidado toda su capacidad de gestionar su alimentación. Siguen sabiendo comunicarse con su madre para pedirle su alimento principal y para demostrarle que ciertas cosas no les gustan. Intentan coger la cuchara de su madre o lo que está comiendo ¡¡¡Y luego cierran la boca cuando le sofrecen la cuchara de puré!!! Y claro, la pelota queda en el tejado de los padres, para lidiar con ella de la mejor manera posible conforme a sus conocimientos, cultura, consejos, presiones, etc.

El baby-led weaning o alimentación complementaria a demanda supone, en este sentido, un paso más en el reconocimiento de la sabiduría del bebé, de su capacidad de autoregulación. Cuando los padres abordan la alimentación complementaria como un diálogo entre iguales y no como una lucha de poder (o enseñanza) entre quien sabe más y quien tiene que aprender avanzan en el camino hacia el respeto hacia su pequeño. El bebé, además, se sentirá comprendido y apoyado, ya que esta nueva situación concuerda con todo lo vivido y aprendido anteriormente.

Aprendizaje en ambas direcciones
El mecanismo más poderoso de aprendizaje en la primera infancia es la imitación. Por eso, parece un contrasentido tratar de que un bebé haga algo que no tiene nada que ver con lo que hacemos los adultos. En el paradigma de la comida triturada el bebé se sienta solo en su trona y come a unos horarios que nada tienen que ver con los ritmos del resto de la familia (la mayoría de los bebés "comen" a las 12 y a esa hora mucho adultos acaban de terminar el almuerzo). En cambio, en el BLW el bebé comparte la comida con el resto de la familia, al mismo momento y disfrutando de la misma comida que aprende a comer por imitación. Mirará fijamente la boca del adulto e imitará el modo de coger los alimentos y de llevárselos a la boca y de masticarlos.

Un claro ejemplo de esto son los cubiertos. Los bebés que practican BLW piden los cubiertos ellos solos a una edad muy temprana (en torno a los 12 meses). Y no lo hacen por dejar mal a todos los que te critican por dejarle comer con las manos, sino que lo hace porque ve que es lo que hace el resto de la familia y él quiere participar de la experiencia completa.

El bebé que come triturados en un ambiente que no tiene nada que ver con la comida familiar no ve a sus padres siendo alimentados con una cuchara mientras alguien les hace fiestas. Y ese bebé querrá participar de la comida cuando vez a sus padres o hermanos mayores tan entretenidos y concentrados en algo que es TAN DIVERTIDO que lo repiten varias veces al día.

Los padres que practican el BLW aprenderán también de su bebé, porque la alegría y el gozo con el que comen los peques, con el que tocan las cosas, invita a los adultos a reflexionar sobre la comida, a elegir alimentos más saludables, a preparar comidas que también puedan comer con las manos junto con su peque, etc. Si nos dejamos llevar, los niños también tienen mucho que enseñarnos o redescubrirnos.

Doble destete
Carlos González afirma muchas veces que dar a los bebés papillas y triturados es como hacer un doble destete: el primero de la leche a los purés y el segundo de los purés a los sólidos. Es algo que no parece tener demasiado sentido. Además, y aunque no todo tiempo pasado siempre fue mejor, las batidoras no tienen tanto tiempo. ¿Cómo se organizaban las familias hace 100 años? ¿O hace 200?

Yo no dejo de pensar que la alimentación con triturados no deja de ser una extensión de un paradigma de puericultura altamente desconfiado en el bebé y altamente reglamentado. El paradigma en el que el bebé se alimenta con cantidades exactas de leche en intervalos regulares de tiempo controlados por un adulto tiene su consecuencia lógica en un sistema de introdución de los sólidos en el que también se desconfía de las capacidades del bebé (no sabe masticar / no comerá lo suficiente) y se miden milimétricamente las cantidades de purés y los alimentos que se van poniendo en ellos.

Así pues, cada día estoy más convencida de que el BLW supone un paso más en la instauración de un paradigma distinto de crianza. Es un sendero complicado que requiere quitarse prejuicios de encima pero también miedos e inseguridades y, además, hacer frente a los prejuicios ajenos de aquellos que todavía no los han superado. Es un camino duro que requiere informarse, pero también un camino sencillo si nos dejamos llevar y abandonamos el papel de guías infalibles. Puede resultar difícil, pero el disfrute es grande y duradero. ¿Nos acompañas?

23 comentarios:

  1. Muy buen post Elo. Lo comparto porque me parece una explicación genial de porque el BLW es el futuro ;)
    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Gracias. Me alegro de que te haya gustado ❤

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado, un enfoque distinto. Del blw

    ResponderEliminar
  4. Buenísimo post. Mi bebe tiene 4 meses y medio y desde que lei a Carlos González me he decidido por blw.

    Rocío, desde serasmamatodalavida.blogspot.no

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya verás como te encanta. Es muy gratificante y divertido.

      Eliminar
  5. Muy bien explicado. Resulta tan difícil hacer entender que hay formas diferentes de crianza...
    La primera lucha es la lactancia, la segunda el colecho, y luego la alimentación...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas que se ven más claras al principio y otras más difusas. Está claro que los miedos propios y ajenos y las presiones sociales no juegan a favor de prácticas como el BLW

      Eliminar
  6. Una entrada genial! Nosotros no conocíamos el BLW, fue nuestro hijo el que negándose a comer los purés nos hizo indagar en una forma de alimentación diferente. Ahora con 13 meses come con sus cubiertos, sentado con nosotros y disfrutando de la comida familiar. Ha sido un descubrimiento muy positivo para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre digo que puede ser más o menos complicado, pero es divertido y gratificante. Y me alegro de que para vosotros haya sido igual. Seguro que el que está más encantado de todos es el peque ;)

      Eliminar
  7. Me encantan tus post, aunque nunca me he animado a comentar.
    Quería consultar por el tema de la sal. Tengo un bebé de 7 meses que quiere comer de nuestros platos, que lógicamente tienen sal. Basta que le separe a ella un poquito sin sal para que ese día no le apetezca comer. ¿Cómo de malo es la sal en los bebés?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sal es perjudicial para los bebés, en exceso. Hay que tener especial cuidado con los alimentos procesados que suelen tener bastante más sal de la cuenta. Pero la sal es perjudicial también para el resto de los miembros de la familia, así que la recomendación es moderar muchisimo el consumo de sal de toda la familia.

      Eliminar
    2. Eloisa buenas noches, voy empezando con el blw y me gustaría saber como le puedo dar Huevito a mi hijo el ya tiene 7 meses 3 semanas?

      Eliminar
  8. Muchas gracias por el post. Me pilla justo en la transición de los seis meses! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues anímate, Yolanda. Seguro que no te decepciona.

      Eliminar
  9. Me ha encantado tu post, explica muy bien la lógica del BLW. Nosotros empezamos a darle un tenedor a M con 10 meses porque en la mesa lo pedía desesperadamente, jejeje. Ahora combina el tenedor con las manos y está feliz de la vida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hecho de que lo pidan no es garantía de que lo vayan a usar pero ¿Y lo que se divierten? Que nos quiten lo bailao si un tenedor es un juguete mucho más barato y más didáctico y educativo que otros por los que te cobran un riñón y medio ^_^

      Eliminar
  10. Me encanta el post y me encanta el BLW! Yo creo que al menos a nosotros nos ha venido genial para que Leo sea mucho más curioso, activo y que se interesase mucho más por los alimentos y sus texturas. Quizá lo hubiera sido igual... pero me gusta pensar que elegimos bien! jeje Es cierto que se mancha mucho pero cuando veo a mis amigas dar de comer a sus hijos como si les embucharan o pedir que les calienten los potitos en el micro, siempre compruebo que a nosotros nos compensa. Si tengo otro hijo, volveremos a los trozos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo le di potitos a mi hijo mayor (y alguna vez hasta sin calentar) y ahora cada vez que los veo no hago sino agradecer el amor inmenso hacia su mamá que le daba esos mejunjes y él se los comía sin rechista :P BLW forever.

      Eliminar
  11. Muchas gracias por el post! Mi bebita ha cumplido los 6 meses.... ha tenido lactancia materna exclusiva hasta ahora, pese a ir a la guarde. Es mi tercera hija y solamente ahora estoy descubriendo el baby-led weaning....con mis otros dos no.... hice lo que hacíamos la mayoría y lo que nos recomendaba los pediatras, otra mamás....la alimentación triturada, la papilla de fruta, el pure, etc.

    Mi pregunta es, cómo compaginar una alimentación baby-led weaning si tu bebé va a la guarde y allí les dan a los bebés papillas de fruta y pures?

    He tenido una gorda en la guarde, porque mi hija no aceptó el bibe de ninguna forma.... al final me sacaba yo mi leche y quedé con las profes en que le darían con cuchara...al principio fueron algo reacias, me ponían pegas, pero luego logré que lo aceptaran a la condición de que a partir de los 6 meses empezara con la otra alimentación.

    Al final, me imagino que tendré que acostumbrarla a comer triturado en la guarde y en casa hacer el baby-led weaning, correcto?

    Muchas gracias!! Un abrazo! Angela

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias Elo, por éste y el resto de entradas. Te descubrí gracias a mi "profe" de postparto y es un regalo leerte. En las horas de lactancia (sobre todo nocturnas) cuando mi peque cierra los ojos te leo... y te aplaudo. El camino será largo, pero el cambio va a llegar y esto será algún día "de sentido común", en lugar de una cosa de "hippies" o "talibanes de la teta"

    ResponderEliminar
  13. Estoy con Ángela.... algún consejo para compaginarlo con la guarde? Que yo sepa no hay ninguna que lo aplique o tenga unos horarios que no sean de 12 a comer y 4 a merendar....
    Mil gracias! Marian

    ResponderEliminar
  14. Hola, mi bebe ya era pronta a cumplir 11 meses y lleva casi un mes sin querer comer sus papillas, hemos intentado de muchas formas que coma y no lo hemos logrado, buscando he llegado a este método de alimentación pero no se muy bien como se aplica o funciona ... Alguno de ustedes me podría orientar? Muchas gracias

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Otros post interesantes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...